jueves, 17 de diciembre de 2015

Empezar a los 29

He leído en otra entrada que empezaste a opositar con 29. Qué te motivó a empezar a preparar una oposición que no todo el mundo aprueba? No tenías miedo a suspender? cuántos años tardaste?

Hubo muchos motivos. Aquí van algunos que recuerdo, no necesariamente en orden:
  • Llevaba cinco años trabajando en un gran despacho y me di cuenta de que trabajando mucho y estando bien valorado podría llegar a ser socio, que es una vida durísima que no me atrae.
  • Me creía que no era para tanto, que podría sacarlo en 3 años y que dejaría a todo el mundo impresionado (me equivoqué).
  • Una vez preparé un informe que a un cliente no le gustó. "¿Por qué?", "no sé, se lo he enseñado a dos abogados del estado y no les ha gustado", "pero, ¿por qué?", "ah, no lo sé, pero son abogados del estado". Probablemente el informe no estaba bien, pero ahora me tendrían que dar un motivo mejor.
  • Tenía algunos ahorros y, en general, el apoyo económico y la comprensión de la familia propia y la política (un abrazo a todos y un beso gordo a mi mujer).
  • Conocía a un par de notarios que me hablaron bien de la profesión y que me informaron de que estaba en curso una demarcación "expansiva". Era un momento en el que se preveían convocatorias con muchas plazas.
  • Creía que para aprobar era suficiente esforzarse (me equivoqué otra vez; hace falta algo de suerte o, al menos, no tener mala suerte).
  • Dedicarme a algo que ayudara a la gente. En el despacho me dedicaba a propiedad intelectual y nuevas tecnologías, que son temas superchulos pero que no están pegados a la realidad diaria de la mayoría de los ciudadanos. Ahora veo cuestiones de derecho de familia, deudas con los bancos, nuevas empresas... Puedo ayudar mejor a los amigos que me preguntan sus dudas que cuando redactaba informes sobre protección de datos o variedades vegetales.
Uno suele pensar que oposita a notarías para "ganar mucho poniendo una firmita". Ya puedo decir que ahora gano menos de lo que ganaba en el despacho y echo las mismas horas, asumiendo más responsabilidad. A cambio, soy mi jefe, elijo a mi personal y trato a los clientes impertinentes como yo creo que hay que tratarlos (y no como mi jefe me dice que hay que tratarlos).

En cuanto al "miedo a suspender". Al decidir opositar, ninguno, por inconsciente. En Valladolid, ninguno, porque fui sin saberme ningún tema. En Andalucía, algunos nervios porque no llevaba todo el temario y podía sonar la flauta. En Madrid, menos nervios porque sí llevaba todo el temario. En Valencia, muchos nervios en el primero porque ya sabía que con llevar todo el temario no es suficiente. De hecho, en el segundo oral tuve tales nervios que me examiné sin haber podido dormir nada. No sé si se llama "miedo" pero las tres semanas entre el dictamen y la nota, lo peor de la oposición con diferencia.

Mis plazos fueron, más o menos, los siguientes: empezar en octubre de 2005, aprobar precipitadamente un oral en 2008, suspender contra pronóstico (y dejarlo) en abril de 2010, retomarlo en noviembre de 2011 (que se convocó la oposición de Valencia) y aprobar el cuarto ejercicio en enero de 2014. Es decir, ocho años largos en bruto, seis años y medio "netos".

Una idea final para los que empezamos tarde o hemos tardado mucho. Si piensas en la gente de tu clase de la universidad, ahora que has aprobado notarías ¿te cambiarías por alguno de ellos?

21 comentarios:

  1. Hola,

    Fui yo quien escribió tal entrada y estoy muy agradecido por tu respuesta. Si te hice esas preguntas es porque yo me encuentro en una situación parecida. Tengo 29 y trabajo como asesor fiscal. He pasado por varios despachos de distinto nivel y es una vida que me desagrada totalmente.No encajo. En mi caso, valoro opositar a inspector de Hacienda pero el hecho de que haya un componente de suerte me asusta. Y fíjate la curiosidad: mi pareja a la cual conocí hace muchos años, opositó y ahora es inspectora de hacienda.
    Lo que me bloquea a la hora de opositar es que conozco a mucha gente que ha estado muchos años y no lo han conseguido.

    Te agradezco mucho tus comentarios. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un abrazo y ojalá aciertes con lo que decidas.

      Eliminar
  2. Gracias por contar tu experiencia!!! Anima saber que incluso en circunstancias "fuera de la media" esto es posible.

    ResponderEliminar
  3. Y el dinero dejado de ganar durante la preparación crees que compensa!! Estoy planteandome opositar pero tengo un buen sueldo aunque un horario mnuy malo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos hablando de 30 o 40 años de ejercicio profesional por delante. Quizás dentro de 15 años, con hijos preuniversitarios y las neuronas más gastadas, uno se pregunte: "¿por qué no lo intenté?".

      Eliminar
  4. Buenos dias,cuanto gana un notario,por si me interesa más que registros..muchas gracias

    ResponderEliminar
  5. Buenas noches, estoy estudiando derecho (seria mi tercera carrera) y, si todo va bien, comenzaria a estudiar oposiciones (en mi caso, judicaturas) con 36-37 años...estoy muy convencida de ello, pero hay algo que me preocupa: la edad puede ser una traba en esta oposición? Veo en las estadísticas de años anteriores que las han aprobado gente que incluso pasa de los cincuenta, pero es algo que me crea inquietud. Me gustaría saber si es un handicap o todos los opositores cuentan con las mismas opciones, al margen de la edad (que desde mi punto de vista, deberia ser lo logico). Muchas gracias de antemano, un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los opositores no cuentan con las mismas opciones en la medida en que "ca uno es ca uno". Los hay que tienen que cuidar a un familiar enfermo y los que tienen mala salud ellos mismos. Los hay con memoria de elefante y los que no recuerdan lo que han desayunado. En cuanto a la edad, no sé si aguanta mejor la presión el joven o el maduro, ni si se concentra mejor un veinteañero o un cuarentón. Pero, por contestarte algo, no me parece que los tribunales de oposición tengan en cuenta la edad.

      Eliminar
  6. Pues desde mi modesta opinión voy a decir algo que no he visto en ningún blog y que seguramente levantará ampollas.
    Insisto en que es una opinión personal y puede que equivocada.
    Desde mis 50 años y funcionario de carrera por oposición (A) no merece la pena en ningún caso pasar de los 23 a los 32 años encerrado para tener la única ventaja de trabajar menos horas, yo no veo otra.
    Lo del puesto fijo pues que queréis que os diga NINGUN compañero de carrera ha pasado más de seis meses en el paro (los menos) la mayoría ni un solo día y el sueldo es más alto que el nuestro aparte de que viajan trabajan con gente de otros países etc etc , pero ellos VIVIERON los mejores años de la vida de una perosna (de los 20 a los 30) mientras que yo (y mis compañeros opositores) no.
    Solo hay una vida y perder los mejores años encerrado NUNCA merece la pena.
    De lo que aprobamos nadie te dirá esto jamás, es como un pacto no escrito.
    De los que no aprobaron alguno si lo dirá pero todos (aprobemos o no) siempre acabamos "tocados"
    Es mi opinión

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ampollas levanta.
      Por ser suave, le diré que "discrepo".
      Hay funcionarios y funcionarios, hay trabajos y trabajos, hay sueldos y sueldos, hay estabilidades laborales y estabilidades laborales. Hay valores y valores.
      Así, sin más, sin hablar de su puesto de trabajo y condiciones, y sin hablar de cuanto le costó conseguirlo, no se puede opinar mucho más, la verdad.

      Eliminar
  7. Suele decirse que todas las opiniones son respetables... y que la verdad duele... pero, también en mi humilde opinión, quizá debiera usted haber calibrado mejor el daño que podía hacer a muchos opositores en horas MUY bajas... Tal vez si ese comentario no suele hacerse, es porque NO DEBE hacerse.

    ResponderEliminar
  8. En mi humilde opinión, creo que los años de oposición no son una pérdida de tiempo, siempre que se sepa cúando hay que dejarlo. Desde luego es un sacrificio, pero una vez se aprueba compensa y mucho, ya que a los 30 puedes también disfrutar de la vida. Veo a algunos amigos que disfrutaron, salieron, etc. pero ahora retoman estudios y demás, es decir, todo aquello que para mi ya ha quedado atrás, o sea que ahora quien disfruta soy yo.
    Por otro lado tampoco creo que quien decida opositar sea sólo por el hecho de trabajar menos horas, creo que hay muchísimos más factores que se tienen en cuenta para adoptar tal decisión.

    ResponderEliminar
  9. No me extraña que levante ampollas pero es la verdad. No conviene engañar a la gente, la oposición a Notarías (y muchas otras) es uja auténtica sangría personal, son muchos los que acaban tocados y las frases son gráficas :
    "..a los 30 puedes disfrutar también de la vida." Más de uno (diplomático, fiscal) conozco que despues de aprobar "disfrutan de la vida", y hacen a los 32 cosas que ni con 20 , dejan a su mujer por alguna jovencita que conocen despues de haber pasado 10 o más años encerrados etc.
    Pongo aquí un comentario de este blog :
    "Después de aprobar sigo soñando, de vez en cuando (una vez al mes o así), con el examen. Ahora que hay una convocatoria en curso, algo más. Y conozco a gente que, 10 años después de aprobar, sigue soñando con el examen con cierta frecuencia."

    Muy gráfico.

    Vieja recomendación de un profesor de Romano en 1º de carrera allá por los años 70:
    "Los que su padre sea notario que cambien inmediatamente de carrera"

    Razón tenía

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La oposición a notarías es una cosa durísima pero leyendo el comentario cualquiera pensaría que divorciarse es cosa de opositores aprobados.

      Eliminar
  10. Es una percepción que usted tiene, pero como puede ver, no tiene que ser verdad para todos. Mi padre es Notario y yo acabo de aprobar Notarías después de 6 años de gran esfuerzo y me siento feliz, ilusionado, humilde y, desde luego, volvería a hacerlo sin dudarlo. No ha sido un camino fácil, sin embargo no siento que haya perdido un segundo de mi vida. Más bien me siento como "padre de mi futuro".

    Ánimo a todos aquellos que están en este mundo de la oposición; duro, pero no imposible.

    ResponderEliminar
  11. Para mí, la gran duda, o mejor dicho el punto de inflexión, para tomar la decisión de opositar es la de dejar de trabajar y la trayectoria profesional en pos de una "incertidumbre".

    Por otra parte, con casi 40, me siento más seguro y más capaz que con 25. No sé si a alguno le ha pasado lo mismo.

    ResponderEliminar
  12. Con todo el respeto del mundo, me cuesta muchísimo creer la siguiente frase:
    "Ya puedo decir que ahora gano menos de lo que ganaba en el despacho y echo las mismas horas"

    O sea que a los cinco años de trabajar en un despacho ya ganabas más de lo que gana un notario, y que un notario trabaja más horas de las que trabaja uno que lleva 5 años en un gran despacho???

    Supongo que será verdad (eres un fedatario) pero es realmente muy raro y excepcional,

    Podríamos preguntar a cualquiera que lleve 5 años en un gran despacho si gana más que un notario y si trabaja menos horas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me reafirmo en lo dicho tanto en lo económico como en la dedicación (que no es "más horas" sino "las mismas horas"). Actualmente le dedico horas de la noche o del fin de semana a estudiar los expedientes de dominio o los acuerdos extrajudiciales de pago. Confío en que esto cambie en el futuro.

      Si preguntamos por ahí conviene preguntar a quien haya estado en los dos sitios, para no comparar la realidad con los "sueños de ganancia" de los que hablaban los temas y Dernburg.

      Eliminar
  13. Suspendí y dejé las oposiciones con 27 años, empezé a trabajar en uno de los despachos más grandes de España (permíteme omitir el nombre), llevo tres años y se me tendría que multiplicar por un número muy grande lo que cobro en los dos próximos años para que me pasase lo que a ti, y llegar a ganar más que un notario llevando 5 años en el despacho

    Respecto a lo de notarios trabajando noches y fines de semana, bueno pues también alguno se saca las oposiciones en seis meses.....

    ResponderEliminar
  14. hola, soy una chica estranjera, estoy pensando opositar a notaria para el año que viene. lamentablemente no puedo permitirme el lujo de no trabajar. asi que tengo bastantes dudas sobre renunciar a este año de mi vida para lograr o perseguir un sueño.
    lo que mas me preocupa es la prueba escrita y encontrar un buen preparador. Algun consejo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Revisar los requisitos de nacionalidad para ingresar en el notariado, contactar con una academia para encontrar un preparador y asumir que es muy probable que la aventura dure más de un año.

      Eliminar